Un informe sobre violaciones a los derechos humanos cometidas durante el gobierno militar, que será entregado esta semana, documenta 32.000 nuevos casos, lo que duplicaría el número reconocido de víctimas.

por BBC Mundo

Esta semana Chile podría cerrar un doloroso capítulo de su pasado reciente con la presentación del último informe sobre las víctimas del régimen militar de Augusto Pinochet (1973-1990), que será entregado al Presidente Sebastián Piñera.

Una fuente de la entidad responsable de compilar el informe, la Comisión de Verdad sobre Prisión Política y Tortura -conocida como Comisión Valech- le dijo a BBC Mundo que las conclusiones serán entregadas al mandatario este miércoles o jueves.

La Comisión recibió 32.000 nuevas denuncias de violaciones a los derechos humanos cometidas durante el gobierno militar. Si esas denuncias fueran convalidadas, se duplicaría el número oficial de víctimas del pinochetismo.

En la actualidad, se contabilizan 28.459 casos oficiales de detención ilegal, tortura, ejecuciones y desapariciones, cifra fue dada a conocer en noviembre de 2004, por el entonces presidente Ricardo Lagos.

Las nuevas conclusiones de la Comisión Valech podrían llevar las cifras finales a más de 60.000.

La expectativa es grande: por ley, sólo el presidente Piñera puede dar a conocer la nueva cifra oficial de víctimas. Agrupaciones de derechos humanos dijeron a BBC Mundo que desconocen cuántos casos pudieron haber sido incluidos en el informe.

Incluso las mismas víctimas que hicieron denuncias desconocen si sus casos fueron aceptados.

Se cierra una etapa

La Comisión Valech -nombrada así en honor al ex obispo de Santiago, monseñor Sergio Valech, quien presidió la agrupación hasta su muerte en 2010- fue formada originalmente en 2003 por el entonces presidente Ricardo Lagos.

La Comisión recibió más de 35.000 testimonios de personas que sufrieron abusos.

Antes de que se formara esta Comisión, Chile reconocía solamente 2.279 muertes a manos de agentes del Estado durante el pinochetismo. Tal fue la cifra a la que llegó el llamado Informe Rettig, que realizó la Comisión de Verdad y Reconciliación en 1991, y que sólo contabilizó desapariciones y ejecuciones.

A pedido de los organismos de derechos humanos, en 2009 el Parlamento reabrió por ley la Comisión Valech y encomendó a sus miembros que recopilen nuevos testimonios de víctimas, por seis meses.

El informe que se entregará a Piñera esta semana es considerado el cierre final del trabajo de las Comisiones Valech y Rettig.

¿Qué significa para las víctimas?

El principal impacto que tendrá este nuevo informe tiene que ver con la reparación económica a la que tendrán acceso las personas consideras formalmente víctimas del pinochetismo.

Quienes sufrieron abusos a manos del Estado entre 1973 y 1990 tienen derecho a cobrar una pensión mensual de cerca de unos US$256.

Si se duplicara oficialmente el número de víctimas, el Estado debería pagar más de US$185 millones por año, solamente en concepto de indemnizaciones.

Para organismos como la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos (AFEP) y la Comisión ética contra la tortura, se trata de una cifra muy baja, que no alcanza para resarcir el daño causado.

No obstante, Alicia Lira, presidenta de la AFEP, y Fernando Cacho, de la Comisión de Ética, resaltaron a BBC Mundo la importancia que tiene para las víctimas ser reconocidas como tales por el Estado.

Ambos coincidieron en que más allá de lo monetario, una inclusión en las listas oficiales podría dar un respaldo a las víctimas para que presenten demandas civiles contra sus abusadores.

Solamente 270 personas presentaron querellas por torturas, mientras que la AFEP realizó 1.160 demandas ante el Poder Judicial por casos de ejecuciones.

Ver más: elmostrador